Incrementa tu productividad

No me alcanza el tiempo

Hay frases que están inscritas de manera muy sólida en la mente colectiva y que se reflejan de manera muy visible en los comportamientos habituales. Dentro de estas, hay una en particular que tiene una implicación muy grave en las personas, equipos y organizaciones. Nos referimos a la frase: “No tengo tiempo”.

Con esta frase encontramos el pretexto perfecto para dejar de lado cosas esenciales como aprender nuevas habilidades, crecer profesionalmente, implantar mejoras vitales dentro de las organizaciones y equipos y muchas más. El verdadero problema es que al momento de expresar la falta de tiempo, realmente no hacemos una evaluación consciente del tiempo requerido vs el tiempo disponible: asumimos solamente que estamos muy ocupados y mostramos preferencia por resolver actividades que requieren poco esfuerzo como contestar un correo, asistir a una reunión, ver una serie o simplemente dejar las cosas como están.

 

La cultura de “No tengo tiempo”

Reloj falta de tiempoEste efecto se ve reflejado en todos los niveles dentro de las organizaciones. Tenemos personas, equipos, áreas y líderes que están permanentemente ocupados y nunca tienen tiempo para las cosas prioritarias y estratégicas pero curiosamente siempre están ocupados en urgencias o temas que en el momento parecen muy importantes. El camino para lograr los compromisos es largo y lleno de retos, pero no debería ser así. Es muy notorio entrar a una organización que no tiene tiempo pues en todo momento y a todos los niveles se respira y se refleja niveles altísimos de orientación a las urgencias.

Así, vemos situaciones que son erróneas desde cualquier ángulo, pero repetidas una y otra vez, por que no hay tiempo para corregirlas:

  • Procesos con problemas que se repiten constantemente y que no son arreglados de raíz
  • Personas “invirtiendo” incontables horas en el correo electrónico
  • Equipos enteros asistiendo a múltiples y muy largas reuniones
  • Problemas que no son hablados y se quedan “pendientes” por mucho tiempo

 

Los hábitos: la clave de cambio

Personas, equipos y organizaciones que han hecho consciente este problema generalmente buscan una solución en los cursos típicos de administración del tiempo, en los cuales se hace mucho énfasis en conceptos como uso de agendas o sistemas de organización. Hemos compartido con muchos de ellos la frustración de no ver resultados o de la poca aplicabilidad de los conceptos adquiridos.

En Un Día Extra, como resultado de nuestra investigación, comprobamos que el verdadero cambio que propicia el si tener tiempo está relacionado con el comportamiento, en específico los hábitos. Hoy, estamos listos para vencer junto contigo el efecto que los malos hábitos generan a todos los niveles de las organizaciones alrededor de la productividad:

  • A nivel personal: salir tarde del trabajo, falta de balance de vida, proco crecimiento profesional
  • A nivel equipos: discusiones, falta de confianza, manejo de egos, intereses personales
  • A nivel líderes: poca motivación de los colaboradores, visión difusa, poco crecimiento

 

Cambios disruptivos

Para cambiar algo tan fuerte como los hábitos y la cultura es requerido utilizar técnicas disruptivas e innovadoras que reten el status quo y propicien el inicio de una verdadera transformación. En Un Día Extra, hemos desarrollado modelos de impulso a la productividad que han generado cambios notables a todos los niveles de la organización (individuos, equipos y líderes)

 

Contáctanos para platicar sobre como podemos impulsar la productividad en tu organización.